ACCESIBILIDAD

El acceso a ambas cuevas está bien señalizado y existen varios senderos para llegar a pie. Además, si viaja en automóvil tampoco tendrá problemas para aparcar, de forma gratuita, en zonas habilitadas muy cercanas a ambas cuevas. Para visitar las bocas de ambas grutas y adentrarse unos 50 metros en ellas, no necesita ningún permiso o autorización, aunque se recomienda la visita en horas de sol y en días no lluviosos.

CUEVA DEL HUNDIDERO

Puede estacionar su vehículo, si este fuera el caso, en una zona cercana a un mirador. Desde aquí podrá disfrutar de las vistas, descansar y contemplar los restos del Pantano de los Caballeros. Para llegar a la entrada de la cueva, tendrá que descender a pie por un camino natural bastante empinado al que se le ha incorporado una cuerda para facilitar el descenso.

Importante:

  • Llevar calzado adecuado para bajar hasta la misma entrada de la cueva, sobre todo si el terreno se encuentra húmedo.
  • Descenso no recomendado para minusválidos o personas con dolencias y/o problemas al caminar.
  • Si van acompañados de niños aumenten las precauciones.

CUEVA DEL GATO

Puede aparcar su vehículo en una explanada junto a la carretera MA-555. Bajar por un carril en dirección al río Guadiaro, que deberá cruzar a pie por un puente de madera. Este puente sufrió importantes daños hace unos años debido a una gran crecida del caudal del río en épocas de fuertes lluvias pero se puede cruzar sin grandes problemas teniendo un poco de precaución. Una vez atravesado, podrá descansar y comer en merenderos que se encuentran junto a la cueva. Incluso puede refrescarse y darse un baño en el llamado Charco Frío que forman las frías aguas procedentes del sistema a su salida de la gruta. Para llegar hasta la entrada misma de la cueva, tendrá que subir por unas escaleras de piedra.

Importante:

  • Es imposible su acceso por el camino arriba descrito en épocas de lluvias ya que el cauce del río tapa completamente los restos del puente.
  • Pueden ir acompañados de niños, ayudándolos a cruzar algunos tramos del puente.
  • No es un camino apto para minusválidos o personas con dolencias y/o problemas al caminar.
  • Si deciden subir hasta la entrada misma de la cueva, aumenten las precauciones, sobre todo si se trata de niños, ya que la escalinata es un poco estrecha, resbaladiza si la piedra está mojada y apenas hay elementos de seguridad.