NUEVA PROYECCIÓN "1976. INFIERNO EN HUNDIDERO-GATO" EN MÁLAGA EL 16-02-18.

Nueva PROYECCIÓN del documental “1976. INFIERNO EN HUNDIDERO-GATO” en esta ocasión en MÁLAGA, entrada gratuita, el VIERNES 16 de FEBRERO de 2018 a las 20:00 h en LA NAVE, calle Cerrajeros, 9. Una iniciativa del “Proyecto Hundidero-Gato” y “La Ventana Invisible” con la colaboración de “Quesos La Montejaqueña” y “La Nave”.

Como ya hemos comentado en otro post, es un documental prácticamente inédito que llevaba 40 años en un cajón y que apenas vio nadie en su día por la fragilidad del Super 8 mm en que está grabado y montado.  El documental narra el accidente que costó el encierro durante 6 días en Hundidero-Gato a un grupo espeleológico alicantino y la muerte a uno de ellos, José Manuel Vera, en diciembre de 1976. Tiene 50 minutos de duración y está grabado íntegramente entre 1976 y 1977, en súper 8 mm, y realizado por amigos de los supervivientes. A pesar de haber sido elaborado por no profesionales del audiovisual, el documental está muy bien narrado y te acaba contando, con intriga y emoción, el relato de un suceso trágico, la muerte de un joven de 21 años que, como dice la placa que hay en la entrada de Gato: “Amó la naturaleza y se marchó con ella”. También resulta muy interesante porque nos muestra muchas y emotivas imágenes de Benaoján, de Montejaque y de los alrededores, todas de los años 1976 y 1977.

Recientemente un veterano espeleólogo malagueño me comentaba que, hasta entonces y hasta bastante tiempo después, pocas veces se había visto un rescate en España con tanta concentración de grupos espeleológicos de todos lados, además de militares, cruz roja, guardia civil, personal civil, etc… A ello contribuyeron varias causas, que la búsqueda se alargó durante 6 dramáticos días, que las condiciones dentro de la Hundidero-Gato eran muy peligrosas exigiendo el esfuerzo de mucha gente; que la noticia recorrió todos los medios de comunicación nacionales alertando a numerosos espeleólogos del país que acudieron al rescate, etc… Probablemente ese derroche de generosidad fue el motivo por el que todos esos grupos recibieran a título genérico uno de los Premios Nacionales del Deporte en 1977, junto a deportistas como Severiano Ballesteros, Mariano Haro o Manuel Orantes entre otros.

Desde que proyectamos la primera vez el documental en Benaoján, nos han llegado numerosos comentarios de gente que vivió de cerca aquel rescate. Miembros de Cruz Roja, militares de reemplazo que hacían la mili en el campamento de Montejaque, espeleólogos de todos los lugares (Jerez, Granada, Ronda, Alicante, Valencia, Málaga, Sevilla… incluso Panamá) y por supuesto los habitantes de Benaoján y Montejaque que asistieron sorprendidos a toda aquel revuelo de trágico desenlace. Todos parecen tener un recuerdo bastante vivo de aquellos días, pero ya sabemos que las imágenes que nos proporciona la memoria son siempre algo difusas y vaporosas. Hoy por fin podremos poner rostro, voz, cuerpo, emoción, color… a una historia que ya sólo era un fantasma de sí misma. Este documental nos da a todos la oportunidad de viajar al pasado como sólo el cine puede proporcionar, de una manera asombrosamente real. Sólo el cine tiene ese poder mágico, propio de dioses, de traernos vívidamente al presente, casi resucitar, a familiares fallecidos, a paisajes desaparecidos o incluso al “nosotros” que fuimos y que ya no somos. Desde ese punto de vista, para los que estuvieron implicados en aquel acontecimiento, ver por primera vez “1976. Infierno en Hundidero-Gato” será una experiencia absolutamente conmovedora.

Para mi, que soy de Benaoján, lo fue. La mañana que metí el dvd en mi ordenador para verlo, no esperaba ni mucho menos lo que me encontré. Amancio Spiteri, uno de los supervivientes, cuando me habló del documental lo hizo como “un reportaje que habían hecho en plan amateur… con muchos fallos… nada del otro mundo…que no sé si te interesará…” Mándamelo, le dije, pero ni siquiera me quedó claro que todo estaba rodado durante los días del encierro y poco después, es decir entre 1976 y 1977, hace la friolera de 40 años. Ni que me iba a encontrar con 50 minutos de video, nada de un “reportajillo”. Ni que había una intención narrativa detrás de esos minutos que lo convertían en todo un documental, a pesar de su deficiencias… ¡Sorpresón! Solo, ante la pantalla del ordenador, esa mañana acabé con un nudo en la garganta. Por muchas razones. Por la tragedia que se narra y la muerte de un joven de 23 años. Por el hallazgo del documental y lo que supone para nuestra comarca y para nuestro Proyecto Hundidero-Gato. Por ver imágenes de mi pueblo de hace 40 años y a algunos de sus habitantes ya desaparecidos… en un momento creí que vería de nuevo a alguno de mis familiares muertos… y el nudo se deshizo. ¡El cine y sus poderes mágicos!

Muchos/as nos habéis preguntado estos meses si el documental se subirá a internet o si se harán copias, porque os interesa verlo y no podéis desplazaros hasta cada lugar en que lo proyectamos. Por ahora la respuesta sigue siendo la misma, no va a ser posible. Así lo han decidido los principales implicados, además de autores en parte del documental, los supervivientes de aquella tragedia. La razón de no subirlo a internet no es esconderlo, pues ellos mismos lo sacaron del cajón y lo digitalizaron para que lo proyectáramos al amparo de nuestro Proyecto Hundidero-Gato. Las razones de, por ahora, no subirlo a internet o hacer copias, según sus palabras -espero haberlos entendido bien y contarlo aún mejor- son las siguientes: por un lado hasta ahora el documental era para ellos como algo privado y les resultaba muy brusco hacerlo salvajemente público subiéndolo a internet de un día para otro; además pensaban que no tenía una calidad para interesar a nadie; y, por último, el documental era algo que no habían vuelto a ver en casi 40 años y quizás podía despertarles algunos fantasmas, … ¡El cine y sus poderes mágicos! Al final los cuatro supervivientes decidieron crear este periodo de transición, con proyecciones al amparo de nuestro Proyecto Hundidero-Gato, para de alguna manera asimilar mejor su propio viaje al pasado.

Un abrazo y gracias por estar ahí.

VER TRAILER DEL DOCUMENTAL